12 de marzo de 2008

"EL ALTO DE PIE, NUNCA DE RODILLAS"



De pie, así están en las alturas, niños (as) adolescentes, jóvenes, mujeres y hombres, haciéndole frente a las adversidades económicas, transculturales y naturales.

Las prácticas socioculturales andinas perviven en su gente, donde el 74% de la población se autoidentifica con la cultura aymará, aunque no hablen esa lengua. Aquí se bailan las danzas autóctonas como también folklóricas; los espacios donde se expresan estas ritualidades son en honor a diferentes “santos” o a la “pachamama”. El carnaval andino, la entrada folklórica de la16 de julio, la entrada universitaria, y las fiestas de cada barrio; son esas masivas concentraciones en medio de la alegría y el agua ardiente para olvidar las penas.

Es en la juventud donde hay cierta resistencia a la industria cultural imperante en los medios masivos que difunden enlatados de producción mexicanas, argentinas, peruanas, etc. Las practicas culturales como las “huajthas”, “wilanchas”, etc. están de pie, en los grupos sociales de jóvenes quienes otorgan estas ofrendas a los “achachilas”, a la “pachamama”, en un determinado tiempo y espacio.

La resistencia a la cultura occidental es fuerte en su gente, porque las tradiciones, costumbres e historia se transmiten a través de la oralidad. La sabiduría de los abuelos es transmitida a sus descendientes a través de palabras, palabras sabias, ellos hacen referencia al “kep naira uñtasiza sarnakaña”, ese mensaje profundo que expresa la necesidad de que para mirar el futuro se tiene que conocer las practicas socioculturales, tecnologías y experiencias del pasado. La palabra “naira”, es la dicotomía que hace referencia a la mirada al pasado y al futuro.

Una ciudad siempre de pie, gracias a la fortaleza de sus organizaciones. Las primeras juntas de vecinos de la década de los 60, tiene su origen en la necesidad de agruparse y hacer fuerza en la demanda de los servicios básicos. El modelo neoliberal de 1985, que provocó miles de despidos en sectores como fabriles y mineros, hizo que se asienten en “Chusa marka”, y esa población tenga un crecimiento explosivo. Fueron las organizaciones vecinales, ante la inclaudicable lucha logró la creación de la cuarta sección de la Provincia Murillo.

La fuerza de sus organizaciones y el espíritu guerrero de su gente, fue avivada por la tiranía de gobiernos neoliberales; el hálito rebelde de niños, adolescentes, jóvenes y mujeres que pusieron el pecho a la bala asesina de GONI, fueron esas gentes, cargadas de su únicas armas: valor y justicia, expulsaron al hijo predilecto de los EE. UU., Gonzalo Sánchez de Lozada, de quien se espera su retorno a El Alto, para purgar tras las rejas por los 70 muertos.

Alteños de pie, con la lógica comunitaria, desde la esencia misma de sus organizaciones, y desde las entrañas de sus “ferias”. Los espacios de compra y venta, donde todos se agrupan para generar movimientos económicos; la lengua aymará, las mujeres de pollera exponiendo cosas con o sin sentido, son el común denominador de las ferias, tal el caso de la Feria de la Zona 16 de Julio.

A 4.100 msnm, las casas fueron y seguirán siendo construidas con ladrillos y adobes, siempre pensadas con un sentido de negocio, porque las viviendas tienen sus enormes puertas para tiendas en las calles y avenidas, aunque estas no funcionen. Siempre con ese pensamiento de supervivencia.

Las mujeres, son el motor implacable de una ciudad, ellas están en las calles y avenidas, con su puestito de ventas y un con capital de entre 10 a 100 Bs. engrosando el mercado informal que impera gracias a la crisis económica. Ellas son también quienes construyeron la ciudad con esos proyectos de doble filo “alimento por trabajo”. Son ellas quienes se dan modos para criar a sus hijos, en muchos casos son jefas de hogar.

El Alto, semblante en la cordillera de los andes, reposa bajo la mirada celosa del Huayna Potosí, Aquí se encuentran las 407.658 mujeres y los 392.615 hombres, de pie, siempre de pie, defendiendo su soberanía y apogeando la dulzura de la “pachamama”.. Una ciudad cuyo crecimiento explosivo anual es de 5.10%, el más alto a nivel departamental.

5 comentarios:

cristobal dijo...

Esa foto en que parte de la hollada es, nunca avia visto esa fotografia.

palabrasdelahoyada dijo...

Hola. El Alto tiene su encanto, al igual que La Paz. Lo que destaco de tu ciudad es la conciencia social de su gente.

FELICIDADES, QUE BUENO ESTA TU BLOGG.. ESPERO QUE EN ALGUNAS COSITAS ME AYUDES


anitaherediabravo@gmail.com

EDGAR dijo...

Estimado Santos que opinion te merese sobre la consigna de El Alto de pie y nunca de rodillas por que este se maneja constantemente de los sectores sosciales en sus manifiestos de la ciudad de El Alto.
Excelente por tu blog, por que enfocas casos de la vida real en todo ambito "FELICIDADES".

Alberto Medrano dijo...

Bueno a El Alto, le debemos la vida, aunque muchos vivimos castigados por el clima y el mal manejo de la economia en la adminsitracion de los recursos del Estado, pues es a causa de estar a los pies del Huayna Potosi.
Que sea en buena hora, Harol lo que te adelantaba sobre El Diario, esta aqui: http://www.eldiario.net/noticias/nt080307/1_06opn.php, hasta a la vista y felicidades por tu blog en este proceso de alfabetizacion digital en El Alto

Mario R. DURAN CHUQUIMIA dijo...

es relativo Santos, el otro dia me sorprendi al pedir a una señorita de pollera, pedir musica romantica brasilera en uno de los puestos de venta de cd piratas...
asi tambien habria que ver los locales que rodean al colegio Juan Capriles, ahi se ve un interesante proceso de mestizaje cultural.